LA RESIDENCIA MEYUCHAS | עיר דוד

Tienda

Pendientes
A la tienda

LA RESIDENCIA MEYUCHAS

Volver a la excursión virtual >

En 1873, la familia Meyuchas dejó la Ciudad Vieja, cuyas puertas se solían cerrar con llave al caer la noche, y fijaron su hogar en la Ciudad de David. En el curso de las excavaciones que hizo allí el arqueólogo judeo-francés Raymond Weill en 1913-14, halló algunas cuevas que identificó como las tumbas de los descendientes de David, detrás de la casa de Meyuchas. El lugar fue usado como una cantera durante la ocupación romana, lo que ocasionó graves daños que dificultaron aún más la identificación de las tumbas. Como resultado del descubrimiento de las cuevas y los planes de seguir cavando detrás de su casa, la familia abandonó el sitio. Las excavaciones revelaron una inscripción griega que menciona una sinagoga de Jerusalén y también a una persona llamada Teoditus ben Vetnus, que al igual que sus antecesores estuvo al frente de dicha sinagoga en la época del Segundo Templo. Este descubrimiento constituye una prueba arqueológica excepcional de la existencia de sinagogas en Jerusalén, incluso cuando el Segundo 
 

Templo estaba en pie. Los esfuerzos de la familia Meyuchas por establecer una comunidad judía en la zona prosperaron en 1991, cuando comenzó el reestablecimiento en gran escala de una comunidad residencial judía. Actualmente la comunidad cuenta con más de 250 residentes.
 
Hacia el Este, entre las casas de la aldea de Siloé, que en árabe se llama Siluán, distorsión del hebreo Shiloaj), se estableció en 1884 un barrio yemenita. En 1882 se produjo una ola de inmigración yemenita a Israel. Debido a la falta de casas y las penurias económicas, algunos de ellos fijaron sus domicilios en cuevas que servían como nichos para tumbas en el monte de los Olivos. Poco después, los judíos jerosolimitanos recolectaron fondos para ayudarles y construyeron casas en las inmediaciones. En su apogeo, la comunidad contaba con unas 150 familias. Este barrio fue abandonado durante el levantamiento árabe de 1936-1939. Aún se puede ver vestigios de las casas yemenitas en la aldea, como las marcas que han dejado las mezuzot en las jambas de algunas puertas.
Volver a la excursión virtual >
Visitamos la ciudad de David y nos sentimos como si volvíamos 3000 años en la historia
La familia Goldstein, Francia.
Siga la Ciudad de David en: